Fuente: El Confidencial

El Barça se aleja un poco más del Real Madrid y lo que es peor, lo hace frente a la Real Sociedad, en Anoeta. En los últimos diez años el Fútbol Club Barcelona ha sido capaz de imponerse en San Sebastián a un equipo que ha sabido tomarle la medida al gigante catalán.

El Barça saltó al terreno de campo sin saber a qué jugar, mostrando un juego feo, sin ángel, lleno de errores. El partido finalizó con un empate a uno, pero pudo ser mucho peor porque el entrenador de la Real Sociedad, el exjugador blaugrana Eusebio, sí que se acordaba cuales son las características del juego de Barça con las que enamora y se las transmitió a su equipo, que brilló más que el equipo culé.

La Real Sociedad jugó siendo la mejor versión del FCBarcelona; jugó, dominó y enamoró a propios y a contrincantes que no pudieron hacer otra cosa que reconocer la superioridad del equipo vasco.

La segunda parte fue algo mejor, aunque no mucho, de nada sirvió la presión de saber que sus rivales directos en la liga ya se habían llevado los tres puntos a casa. Un Barça sin ideas e impotente intentaba salvar los muebles mientras que la injusticia del fútbol hacía que los de la Real Sociedad no acabaran de convertir en goles las oportunidades que se les presentaron.

Con la cabeza en los próximos partidos y sin alma

Al final del partido todos los jugadores del Barça respiraron tranquilos, con la mente puesta ya en su próximo partido contra el Real Madrid, que llega justo en su peor momento de juego. Perder contra el equipo de Zidane y compañía sería alejarse demasiado del sueño de ganar la Liga y es demasiado pronto como para dejar de soñar.

Dejar respuesta