Hay ciertos momentos en los que es mejor pedir comida a domicilio y no tener que preocuparse de tener que tocar los fuegos y luego limpiar un montón de cacerolas, sartenes y platos.

Por ejemplo, si va a venir a comer la familia, ¿por qué tirarse horas en la cocina preparando la comida si se puede pedir desde el móvil con solo pulsar un botón? Basta con hacer el pedido y en menos de una hora lo entregan en casa, todo hecho al punto y a un precio muy económico.

Comida rápida a domicilio, todo lo que quieras sin salir de casa

Pero hay situaciones todavía más especiales; aquellas en las que se quiere tomar algo que sea rápido y sencillo para compartir con los más cercanos. ¿Hay algo mejor que ver un partido de fútbol mientras se bebe cerveza y se disfruta de pollo frito? Antes había que ir hasta el local, hacer cola, pedir la comida, esperar a que la pongan para llevar y volver al hogar. ¡Pero ya no hace falta! Cadenas de comida rápida ofrecen llevar los pedidos de los clientes hasta sus hogares, y así estos no hace falta que salgan de casa.

Un gran ejemplo de esta nueva iniciativa es la cadena KFC. Desde hace poco tiempo, se puede pedir comida KFC a domicilio en Barcelona llamando directamente al local o desde una aplicación para el móvil. Un repartidor entrega el pedido, que puede pagarse desde la misma aplicación o en efectivo en el momento de la entrega, como si estuviera recién hecho. Una gran iniciativa que otras cadenas de comida rápida han empezado a aplicar en varios de sus locales de todo el país y que poco a poco va llegando a más ciudades.

Pero la cosa no se queda allí, ya que muchos de estos negocios que están empezando a trabajar con drones para hacer la entrega de los pedidos de una forma más rápida y que así se mantengan a la temperatura adecuada para cuando lleguen al cliente. ¿Será posible muy pronto hacer un pedido y que un dron deje el pedido en el balcón o el jardín?