ambulancia aerea vittal
Imagen del prototipo de dron de emergencias Vittal - http://vittal.com.ar/

Se trata de uno de los desarrollos tecnológicos más importantes de los últimos años. Los drones son pequeños aparatos voladores que no están tripulados y pueden controlarse de forma remota.

Alzar la cabeza y encontrarnos un dron no es algo a lo que aún estemos acostumbrados, como tampoco lo es el hecho de que sobrevuelen nuestras ciudades prestos a realizar tareas de vigilancia. Lo que puede parecernos ciencia ficción, no lo es en absoluto.

¿Para qué sirven los drones?

Un buen dron puede utilizarse para llevar a cabo múltiples tareas de las que los humanos no podemos o no queremos realizar. En algunos casos, simplemente es que se trata de tareas cuya realización entraña un peligro extremo como puede ser la limpieza y exploración de residuos tóxicos así como los fines bélicos.

Aparte, también hemos de comentar que en los últimos tiempos se está incrementando la venta de drones teledirigidos más sencillos, de los que cualquier aficionado puede tener a los efectos de la grabación de un evento, por poner un caso.

¿Cómo pueden los drones salvar vidas?

El primer dron capaz de salvar vidas humanas, ha sido presentado por una empresa argentina de servicios médicos en el día de ayer. Como quiera que el aparato transporta un desfibrilador automático para realizar maniobras de reanimación pulmonar, requeridas en caso de paro cardíaco o en aquellos otros conocidos como “de muerte súbita”, su valor en este sentido es inestimable.

La idea es utilizar este dron como vehículo que pueda dar una solución a personas a las que les sobrevengan un cuadro médico de estas características en plena vía pública. Una vez que alguien acuda a socorrer a quien se halle inconsciente, el protocolo dictará que realice una llamada telefónica en la que solicite ayuda médica urgente. Una vez que esta empresa reciba la llamada, la misma quedará registrada y le será enviado un dron al paciente antes de que la ambulancia llegue.

Este dron cuenta con un aparato de localización GPS con el que podrá llegar fácilmente hasta donde el paciente se encuentra ubicado. Además, también está dotado de una brújula magnética, una cámara con la que podrá transmitir un vídeo a tiempo real (con un alcance de visibilidad de cinco kilómetros) y de un barómetro.

El aparato, igualmente presenta unas imágenes de guía que orientan sobre la forma de aplicar el desfibrilador externo automático (DEA) al paciente que está siendo atendido. El propio software del equipo será quien determine si la persona requiere recibir o no la descarga, lo que el desfibrilador es capaz de percibir automáticamente una vez que los sensores estén colocados en su tórax.

Este primer prototipo de dron es capaz de funcionar en temperaturas que oscilen entre los -10 y los 40 grados centígrados y puede volar hasta una altura de 122 metros. En su contra tiene que es aparato muy grande, de seis rotores, con un peso de siete kilos y medio. Esto hace que necesite espacios amplios para poder actuar.

De ahí que la idea inicial sea usarlo en cualquier tipo de gran evento que se celebre al aire libre y que tenga la capacidad de congregar a multitud de personas. En caso de ser un evento deportivo, por ejemplo, podría salvar la vida de corredores de maratón, entre los que no son tan infrecuentes los fallos cardíacos.

Dejar respuesta