La tecnología va evolucionando, y gracias a esto hay muchas tareas que ahora son muy cómodas de realizar. ¿Quién podría imaginar que algún día se podría llamar desde cualquier parte con los teléfonos móviles? ¿O qué se podría contactar con alguien a más de 5000 kilómetros gracias a internet?

El futuro ya está aquí con los ganchos automáticos

En todos los campos, la tecnología va creciendo a pasos agigantados. Uno de los mayores avances de está década ha sido la creación, por primera vez, de los ganchos automáticos. Un fantástico aparato con el que los operarios que deben cargar y descargar grandes contenedores están muy satisfechos de utilizar. Compañías como  Elebia han fabricado este tipo de gancho y tiene un funcionamiento muy sencillo, en el que el gancho cuenta con un imagen para poder enganchar más fácilmente la hebilla del contenedor. Y una vez que la hebilla es atraída por el imán, basta con activar el gancho automático para que este la rodee y comenzar a levantar el container. El operario lo controla con un mando teledirigido y un guante especial, de una forma sencilla ya que no requiere de mucha preparación para su uso.

Toda una innovación, que sin lugar a dudas tiene muchas ventajas:

  • No requiere de grandes grúas: ¿Cuánto tiempo se puede perder, por ejemplo, montando en una obra una grúa de torre? Puede tardarse todo un día en tenerla lista. Pero gracias a estos ganchos, no son necesarias cuando hay que cargar y descargar material.
  • Fácil de usar: ¿Un título especial para utilizar este tipo de ganchos? ¡Para nada! Cualquiera puede utilizarlo con un poco de práctica, ya que los controles son sencillos.
  • Se puede llevar a cualquier parte: Estos ganchos se pueden instalar en camiones, por lo que pueden desplazarse fácilmente a cualquier parte sin mucho esfuerzo. Así llegarán rápidamente allá donde se necesite.
  • Ahorra tiempo: ¿Cuánto tiempo había que perder para enganchar un contenedor o cualquier otro material? Tenía que haber un operario controlando el brazo de la grúa y otro cerca de lo que se quería enganchar para encajar la hebilla. Pero gracias al imán que tienen estos ganchos ya no es necesario y coger la carga es muy sencillo.