Que llevar una vida sedentaria era perjudicial para la salud era conocido por todo el mundo, lo que no se ha descubierto hasta ahora es que estar sentado seis horas o más equivale a si estuvieras fumando un paquete diario al día. Así lo recogen diversas publicaciones internacionales que han estado estudiando los efectos del sedentarismo.

Desde que la prestigiosa Clínica Mayo empezara una iniciativa contra la Obesidad en 2010 este fenómeno tan habitual como el sedentarismo toma el nombre de “sitting”, y es algo que mejor no tomar a broma porque puede llegar a reducir la esperanza de vida en 15 años.

Sin embargo, combatir el sedentarismo no es algo tan fácil como hacer una hora de deporte para compensar. Según el European Heart Journal asegura que si has estado seis horas seguidas sentado, dos horas de deporte después de la jornada laboral no funciona. Lo ideal sería poder combatir el sedentarismo desde los propios lugares de trabajo con cintas para caminar o salas de reuniones sin sillas y poder introducir el movimiento en la rutina de trabajo.

Las consecuencias del sedentarismo

Las consecuencias de estar sentado sin moverse produce sobrepeso, obesidad y diabetes de tipo dos. Además el estar tanto rato sin moverse hace que el páncreas tenga que trabajar más, lo que hace que nos hagamos resistentes a la insulina. También hay un aumento de la tensión arterial por falta de actividad y una subida del colesterol, lo que favorece a que puedan aparecer problemas y enfermedades cardiovasculares.

El esqueleto también sufre con el sedentarismo y además de un debilitamiento del tejido óseo, aumentan las posibilidades de dolores de espalda y cervicales.

La próxima que vayas a pasar toda una tarde tumbado en el sofá será mejor que recuerdes todas las contraindicaciones que conlleva.

Dejar respuesta