Fuente: El País

Ya son 67 las víctimas mortales registradas tras el derrumbe parcial de la central eléctrica de Fengcheng, en la provincia de Jiangxi, al sureste de China mientras se estaban haciendo trabajos de reparación, según ha confirmado la televisión china.

Fuentes presenciales confirman que el accidente se produjo a las 07.00 horas cuando la plataforma de construcción de una torre de refrigeración que se estaba construyendo se colapsó.

Aunque las primeras informaciones aparecidas apuntaban a 22 fallecidos, la lista ha ido subiendo hasta las sesenta y siete actuales y no se descarta que el número de muertos se incremente mientas sigan las tareas de desescombro.

Indice de siniestralidad muy elevado

La aparición de China en las noticias sobre los accidentes laborales en el ámbito industrial se repite con demasiada frecuencia ya que las normativas en seguridad laboral no son todo lo estrictas que debieran ser y cada año registran miles de muertos a consecuencia de la laxitud de las grandes empresas a la hora de implementar las normativas.

Según los datos oficiales, solo en 2015 se registraron cerca de 281.000 laborales en China con un resultado de 66.182 muertes y un número incalculable de heridos, aunque las fuentes no gubernamentales apuntan que el número podría ser varias veces peor.

Uno de los últimos accidentes laborales sufridos en China que saltó a la primera plana de todos los diarios fue el que se produjo en Shenzhen, donde la falta de seguridad y medidas de seguridad hizo que  un desprendimiento de tierra  en un parque industrial derrumbara 33 edificios y 85 personas fueran sepultadas. En aquella ocasión se tuvieron que movilizar más de 5000 personal y 700 excavadoras para poder limpiar la zona, que en algunas parte llegó a alcanzar los 95 metros de altura.

Dejar respuesta